Ante una cerda gestante, pudiera creerse que la vía más fácil de alimentación es aumentar la ingesta diaria. Sin embargo, el manejo óptimo debe tomar en cuenta que las necesidades nutricionales de la cerda varían. Especialmente durante la preñez.

En esta etapa de vida, el objetivo principal es preparar al animal para el parto y la lactancia. Y, paralelamente, asegurar la supervivencia máxima de los embriones, así como favorecer un gran tamaño de la camada en el parto.

La cantidad y calidad del alimento juegan un papel importante. La ingesta de grandes cantidades de alimentos de dudosa calidad puede generar efectos negativos en el desarrollo mamario. La sobrealimentación durante el embarazo puede ocasionar varios problemas importantes en la camada y el rendimiento posterior de la cerda gestante.

Las características fenotípicas y genotípicas como condición corporal, productividad, etapa de gestación, estado de salud y ambiente requieren de nutrientes específicos para satisfacer los requisitos energéticos de la cerda en esta etapa.

Además, la edad del animal y el número de la camada influyen en la ingestión de los alimentos. Las cerdas más viejas y pesadas tienen mayores necesidades de nutrientes. Por ende, requerirán más alimento para mantener su cuerpo que las cerdas más jóvenes y livianas.

Por otra parte, un consumo ineficiente de nutrientes repercutirá en el peso de los lechones. Ello debido a una reducción de su fibra muscular al momento de nacer. Estos cerdos de bajo peso podrían igualmente tener dificultades de crecimiento y supervivencia.

¿Cómo determinar una alimentación exitosa en la cerda gestante?

Los resultados deseados de un programa de alimentación exitoso se basan en dos puntos.

  • Desarrollar una camada de cerdos grande y vigorosa en el parto.
  • Preparar adecuadamente a la cerda para la etapa de lactancia.

En miras de lograr estos resultados, deben establecerse las necesidades nutricionales de las cerdas en función de:

  • Peso corporal y condición general de la cerda gestante.
  • Tamaño esperado de la camada en el parto.
  • Aumento de peso corporal gestacional proyectado.
  • Circunstancias ambientales en las que se alojan las cerdas.

Una vez que se establecen las necesidades de nutrientes de las cerdas, los productores deben asegurar que se dé el manejo y dosificación correcta de la alimentación.

Para alcanzar una nutrición precisa, Molinos Champion, con su marca líder WAYNE: cuenta con la formula ‘Gestación’, de nuestra línea de balanceados peletizados para cerdos.

Gracias a la ingesta diaria de esta dieta se logrará en las cerdas gestantes.

  • Promoverá el buen desarrollo de la futura camada y su crecimiento fetal
  • El respaldo alimenticio para satisfacer las necesidades de mantenimiento y salud de la cerda.

Add Your Comment

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies