Al cierre de una cría comercial, el estrés en los cerdos no deja de ser un tema importante. Ya que influye tanto en la calidad de la carne como en la salud del animal. De no efectuarse una adecuada gestión, puede generar contratiempos en la carga y transporte. Especialmente para los criadores menos veteranos. Pero, ¿cómo reducir el estrés en los cerdos al culminar la cría?

El estrés animal es un factor aditivo, en el cual pueden acumularse diversas razones. Al momento del transporte, éste usualmente comienza por el movimiento fuera de los graneros o corrales. Por ende, es fundamental la búsqueda de su bienestar desde el inicio.

Los factores de miedo son generados ocasionalmente por una mala gestión. Ejemplo puede ser el uso de la violencia física al animal, o cambios radicales en el ambiente. La paciencia en todo momento es clave, en aras de garantizar el bienestar de los cerdos. Y comprender en todo momento que su lenguaje corporal ayuda a manejar mejor la situación.

Otras medidas que se pueden tomar para reducir el estrés incluyen:

  • Es preferible eliminar los pasillos estrechos y las esquinas en ángulo recto. Estos canales ralentizan el movimiento del cerdo y los ponen nerviosos.
  • Es aconsejable disminuir la inclinación de la rampa para cargar. Las rampas no deben ser más pronunciadas que 25 grados. Cualquier cosa más que eso se percibe como una pared recta, desde el punto de vista del animal.
  • Los cerdos pueden tener miedo a la oscuridad o a las sombras.
  • Es recomendable transportar a los cerdos preferiblemente en los mismos grupos en los que fueron criados.
  • El viaje de los cerdos hacia el mercado puede ser cálido y húmedo. Por eso es importante mantener las condiciones más cómodas posibles, antes y después del envío.
  • El aporte de agua debe darse tanto antes, como durante y después del viaje. El grado de deshidratación depende lógicamente de la época del año.
  • La densidad poblacional durante el transporte debe permitir un espacio suficiente para permanecer de pie en posición natural o tumbarse para su descanso.
  • Las superficies deben ser sólidas, continuas y antideslizantes. Es recomendable no contar con declives bruscos o resbalosos.

Por último, la experiencia y cuidado por parte del conductor es importante para el transporte porcino. La forma en que se operan los vehículos puede diferenciar entre una gestión adecuada y un problema de bienestar. Y, por ende, una mala calidad del canal y la carne.

Si desea garantizar cerdos gordos y saludables, la alimentación juega un papel fundamental. Aliméntelos sólo con lo mejor, mediante nuestra línea para porcicultura Wayne, de Molinos Champion.

Add Your Comment

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies