Los raceways o precriaderos de camarón han sido el resultado a lo largo de los años de la implementación de mejores métodos de cría del crustáceo. Pero, ¿qué ventajas ofrecen para el crecimiento de su negocio camaronicultor?

A lo largo del mundo emprendimientos buscan estrategias de producción más sostenibles. Para ello se busca un uso más eficiente de recursos como el agua, alimento, mano de obra, energía, entre otros. Y así mantener productos de alta calidad a precios competitivos.

Por medio de una fase de precría a las postlarvas de camarón se estimula mejores condiciones de cría bajo un ambiente controlado. Al reducirse el área de los camarones a una serie de tanques a altas densidades, se genera un control mayor. Es decir, una supervisión más efectiva de varios parámetros ambientales, así como calidad del agua y alimentación.

La elaboración de estos raceways ha variado con los años. Popularmente se han elaborado en hormigón o tierra, aunque también pueden encontrarse en distintos materiales plásticos. En la actualidad, estos sistemas se han vuelto cada vez más sofisticados, y han permitido el engorde del camarón en ambientes muy controlados.

Estos tanques no son difíciles de construir, pero deben ser sometidos a procesos de desinfección. El hormigón en cambio es más duradero, aunque a un precio un poco más alto.

Por medio de estos sistemas raceways, bajo un adecuado diseño y mantenimiento, son valiosas herramientas para su negocio.

Mantenimiento de los estanques raceways

Al colocarse las postlarvas en los estanques, debe asegurarse una serie de condiciones óptimas. La frecuencia del cambio de agua dependerá de numerosos parámetros, que son:

  • La temperatura del agua.
  • La cantidad de oxígeno disuelto.
  • El pH.
  • La salinidad
  • La turbidez.
  • La coloración.

La velocidad del flujo de agua en un sistema de alcantarillado debe ser lo suficientemente alta como para cumplir con los requisitos respiratorios del camarón (oxígeno disuelto). E igualmente eliminar los desechos metabólicos.

Garantizan una mayor bioseguridad para la cría de postlarvas a altas densidades. En promedio, cada crustáceo mide aproximadamente unos 2 mg, y logran alcanzar pesos significativos como 3 gramos. Como resultado, obtiene una cría uniforme de juveniles mucho más saludable y con el potencial suficiente para su engorde comercial.

Respecto a la alimentación de los camarones en esta fase, son varias las consideraciones a resaltar. No todos los alimentos en el mercado cumplen con una formulación adecuada desde el punto de vista nutricional. Tampoco cuentan en su mayoría de la necesaria hidroestabilidad, afectando así la calidad del agua.

En aras de satisfacer las necesidades de sus camarones en desarrollo, aliméntelos con los nutrientes esenciales. La línea Wayne es altamente palatable, digerible y con todas las propiedades nutricionales para su crecimiento. Todas estas ventajas minimizando los efectos negativos en el agua de cultivo. Además de sustentar la salud del camarón y su sistema inmunológico, especialmente ideal para el manejo del estrés en esta fase.

Add Your Comment

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies